Páginas vistas en total

martes, 28 de junio de 2011

Instinto depredador

No debo buscarte, y sin embargo me anuncia tu boca el fantasma de la voz.
Promesa dormida, depredador que despierta.
Pacto intangible y renegociable.
Instinto que me afila el limite de los dientes, que me araña desde interior la garganta.
No debo buscarte, y sin embargo me vuelve sin querer tu nombre como una dentellada.
Bosteza la bestia su sed de sangre.
Ha comenzado la caza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario